martes, 10 de febrero de 2015

El Fraile (Altos del Sábar). Domingo, 2 de Noviembre de 2014


Comentarios:   Antonio Arana
Fotografías: Juanlu y Antonio

Entre Alfarnatejo y Riogordo se interpone un macizo montañoso espectacular conocido como los Altos del Sabar. Ya conocemos el Tajo de Gomer (1.129 ms) que ha sido la última ruta referida en el blog. Hoy vamos a ascender el Tajo del Fraile, de 1.229 ms de altitud. El tercer pico es el Tajo de Doña Ana, de 1.202 ms.
Vamos a ascenderlo por la parte norte, dejando a nuestra espalda el pueblo de Alfarnatejo. Por esta parte hay una especie de ancha entrada natural conocida como Matagallar (mapa topográfico nacional de España a escala 1:25.000).



A unos 400 ms atrás hemos dejado la conocida Fuente del Conejo.
Al iniciar el ascenso debemos detenernos por los múltiples disparos de escopeta que suenan muy cerca de donde nos encontramos, pudiendo ver algo más arriba la figura de algunos cazadores parapetados tras algunas rocas. Hablamos entre nosotros y decidimos que lo mejor es no correr riesgos y cambiar hoy esta ruta por otra más lejana, pero un grupo de montañeros de Granada se une a nosotros y decidimos entre todos subir. Por una vez, son los cazadores quienes nos dejan tranquilos y se abren a nuestro paso.








Vamos dirigiéndonos hacia el sureste porque es la mejor ruta para alcanzar la cumbre.


Como siempre, vamos bromeando haciéndonos fotografías. Inma es hoy la única representante de las montañeras del grupo que ha podido venir. Y hay que quererla ¿o no?


Pues yo sí...

Llegamos a un pequeño collado desde el que giramos hacia el oeste para coger la cuerda que nos acercará al pico.


En el collado.


La cuerda rocosa. Al fondo, la cumbre piramidal del Fraile.

El cielo se encuentra nuboso aunque no hace frío. Ocasionalmente se abren algunos claros.


Hacia la cumbre.


Un corto descanso para aprovechar un despistado rayo de sol.

Encuentro algunos ejemplares de una preciosa planta silvestre conocida vulgarmente como "agujas" porque sus frutos terminan en un largo pico tan atractivo como las flores. También se les llama "relojes" pero no me preguntéis por qué. No lo sé.

Esta planta se encuentra en forma endémica en la parte sur de Andalucía y en el NW de África. Su descubrimiento se lo debemos ¡cómo no! a Charles Edmond Boissier.



Aguja. Erodium cheilanthifolium


Es verdaderamente preciosa.

Aguja. Erodium cheilanthifolium


El macizo del Fraile.


En la lejanía, montañeros del grupo granadino en la cuerda rocosa hacia la cumbre.


Alfarnatejo, al fondo, a la derecha.

Una vez en la cumbre, unos demuestran su poder moviendo en el aire una naranja con tan sólo la mirada...






Otros se interesan por su negocio que han dejado en otras manos para poder salir a la montaña...


Otros dedican unos minutos a la meditación...


 Y, por supuesto, la maravillosa "Eva" saca su estupenda manzana y nos mira eligiendo a su  "Adán"...



 Pepe, ¡cómo no iba a tocarte a ti la manzana...!



Y, otros, dedicamos el descanso a otear con prismáticos las cumbres cercanas en las que siempre hemos visto machos monteses..



Tras un rato de relax en la cumbre iniciamos el descenso por una "estupenda vereda " de las que nos gustan a algunos montañeros.


La "vereda".




Nos dirigimos en el descenso a la parte oeste del Fraile para bordearlo por los tajos septentrionales.


Y continúa la maravillosa "vereda".


 En la cumbre del Gomer me ha parecido ver lejanas figuras de cabras monteses.


Cara norte del Tajo de Gomer. 

Y, en efecto, con el zoom podemos apreciar un macho y una hembra mirándose a unas decenas de metros el uno de la otra.




Es un macho viejo que gira la cabeza, sorprendido, hacia el Fraile para contemplar a un grupo de "animales"  que están como cabras, con unas pezuñas y una joroba muy raras. Sí, claro, somos nosotros.



Nos dirigimos hacia una roca conocida como "El Frailecillo", cerca, esta vez sí, de una vereda que desciende hacia la parte norte de la montaña.


"El Frailecillo".







"El Frailecillo" vigilándonos desde su atalaya.

Encontramos un ejemplar de barbuda o chipirón de monte, un hongo comestible. Se llama barbuda porque al envejecer se licúa presentando en los bordes del sombrero unas formaciones a modo de barba de color negro como los chipirones.

Con la tinta de esta seta se firmaban los tratados en la Época Medieval Y, más recientemente, Hitler mezclaba la tinta normal con tinta de barbuda para firmar documentos. Y, con su gran desconfianza, a veces analizaba la firma con el microscopio electrónico para contemplar las esporas del hongo y cerciorarse de que el documento había sido firmado por él.



Barbuda. Coprinus comatus.



Descenso final con el Chamizo al fondo.



"Adán" y "Eva" en la Fuente del...

Y acabamos la ruta en el bar Cuenca en Mondrón, enfrentándonos a unas migas y a unos solomillos desafiantes. Ganamos nosotros, como siempre...





Salud montañeros.

1 comentario:

Unknown dijo...

¿Que pasa con la pagina? No recibo nuevas marchas desde esta última y es del 2015. Espero noticias